SUSCRÍBETE
» Inicio » 10 razones de porqué tú sí que vales para aprender inglés

10 razones de porqué tú sí que vales para aprender inglés

PREGUNTA:

“Mi nombre es Celeste y me siento bastante desanimada, desmotivada y muy frustrada.

Hace dos años me examiné del B1 quedándome con un 6’9 ( para aprobar necesitaba un 7) .

Cogí tal trauma que hasta hace un año no volví a intentarlo pero esta vez con el B2 .

En noviembre volví a fracasar sacando un 5’8 teniendo que sacar un 6 para aprobar.

Estoy cansada de gastar dinero en academias, o profesores, cuando el problema parece estar en mí (a lo mejor no valgo para el inglés ) .

Lo he intentado todo ( leer libros en inglés ,ver películas en versión original, hacer exámenes casi a diario y no hay forma.

Agradecería algún consejo .Gracias .O directamente me rindo y ya está.

Saludos.

Celeste”

*****

Tan dramático comentario me lo dejó Celeste hace unas semanas en el blog. Le dejé a Celeste otro comentario debajo del suyo prometiéndolo escribir un post para contestarle porque estoy segura que hay mucha gente que -como ella-  se siente igual de frustrada porque no consigue aprobar los exámenes oficiales de inglés.

Este es el post de contestación a Celeste y a todos los que se sienten como ella.

  1.  Quítate la idea de la cabeza de que el aprender inglés solo es posible para quienes tienen talento. La única razón de porqué no hablas inglés en una edad adulta, a pesar de haberlo estado estudiado en el colegio durante muchos años, es porque estudiaste con el método equivocado consistente en leer y hacer ejercicios de gramática sin escuchar, ni hablar inglés nunca. Si en lugar de haber estado haciendo interminables ejercicios en libros, te hubiesen puesto a escuchar inglés todo el día, “otro gallo cantaría.” Por tanto, NO es que te falte talento, o que no valgas, es que cuando eras pequeño/a no te enseñaron inglés correctamente. Fíjate en las personas que sí hablan inglés como segunda lengua, si les preguntas cómo consiguieron hablar inglés todas te dirán que fundamentalmente escuchando y hablando inglés.
  2. Aprobar un examen como el B1, e incluso el B2, no tiene nada que ver con hablar inglés. Es una barra de medir que se utiliza para tener un punto de referencia a la hora de clasificar a los estudiantes por grupos, nada más. He conocido a muchos alumnos B2 (FCE) que apenas hablaban inglés y he conocido también a los alumnos que sin ningún título, eran capaces de defenderse en inglés sin problemas. Es más, es perfectamente posible que un nativo suspenda un examen quizás no un B2, pero sí un C1 o un C2 porque debe contar con determinados conocimientos de gramática y lectura que  no se adquieren más que estudiando inglés con un libro, no hablando. Por tanto, no tiene sentido frustrarse por no aprobar un examen de inglés; lo único que indica un suspenso de un examen B1 o B2 es que no has aprendido aún bien el método para aprobar el examen.
  3. El dominio del inglés depende del conocimiento de gran cantidad de estructuras y vocabulario. Si tienes mala memoria  y pocas oportunidades para poner en práctica lo que acabas de aprender, tu progreso irá despacio.  Por eso, cuanto peor sea tu memoria más necesidad tendrás de repetir y repetir palabras y vocabulario. Ello es pesado y tedioso porque no es natural para el cerebro aprender solo como un papagayo. Se aprende mucho más rápido integrando el inglés a la vida real. ¿Cómo? hablando con nativos, utilizando apps u otras formas de comunicarte con ellos.  Las 50 palabras que tardas un mes en aprenderte, las puedes aprender en una semana con un nativo.  Conclusión: haz lo que sea para poner nativos en tu vida; busca un intercambio, busca los lugares que frecuentan los nativos (la costa), viaja, haz un curso en el extranjero. Cuando lo hayas pasado muy mal durante un mes, dos, tres meses, mejor aún, un año, hablando con nativos entonces, prepárate un examen de inglés; verás como tienes muchas menos dificultades.
  4. A medida que se avanza de nivel, más vocabulario se necesita, por ello, debes buscar la manera de aprender la mayor cantidad de vocabulario posible, escuchando audio libros, podcasts y viendo películas. Pero no vale solo con ponerte delante de un ordenador, o un televisor, a escuchar,  debes tener un cuaderno donde apuntar y repasar las palabras cada día hasta que las sepas de verdad.  No te engañes, si no sabes usar la palabra en una frase y decirla, NO sabes esa palabra.
  5. El quedarse a uno, o dos puntos, de aprobar un examen, no indica que no vales para el idioma, solo indica que estás MUY CERCA de conseguirlo. Si cambias “el chip” y piensas “lo lograré”, volverás a tener ánimos para estudiar y lo conseguirás. Pero asegúrate de analizar bien dónde has fallado, y trabaja duramente en reforzar aquellas habilidades que se te dan mal.
  6. El inglés es frustrante porque nunca se ven los resultados de inmediato; se tarda mucho tiempo en tener al sensación de dominio. Por ello, el truco está en quitarse la idea de la cabeza de que en unos meses lograrás dominarlo. Logras progresos, pero siempre pequeños: dices mejor una palabra, te aprendes nuevo vocabulario, te acuerdas mejor de alguna estructura, pero nada más. Si piensas con esta mentalidad práctica, al cabo del tiempo, lograrás un nivel avanzado de inglés.
  7. La mayoría de la gente que fracasa con el inglés, fracasa porque tira la toalla antes de tiempo, convencida de que no tiene ese talento especial que se necesita aprender el idioma. Esto no ocurriría si hubieran tenido que hablar inglés para sobrevivir; si te encuentras que necesitas el idioma para comer, hablas, hablas como sea, y aprendes. No te engañes, no es tanto el método, como la necesidad que tienes de utilizarlo en la vida real. Esa necesidad es la que te da el empujón, porque “you either swim or sink” (o nadas o te hundes).
  8. Si aprendiste español escuchando y hablando con tus padres, profesores, amigos y conocidos ¿por qué ibas a poder aprender inglés sin hacer lo mismo, es decir, escuchando y hablando con nativos? Es imposible hacerlo solo con libros sin audio, sobre todo, porque los sonidos del inglés hablado no se corresponden con su ortografía, por ello, cuanto más leas sin escuchar, más líos estarás creando en tu memoria  (confundiendo el sonido en español con el sonido en inglés) y más te costará aprender el idioma. Repito: debes aprender el idioma escuchando y hablando. Todas las otras habilidades (reading, use of English y writing) las dominarás a partir del listening y el speaking.
  9. Existe una tendencia natural en muchos de nosotros en pensar en negativo. Seguramente es así porque en caso de peligro es más útil para sobrevivir el pensar en negativo que en positivo. Por ejemplo, veo un oso y pienso inmediatamente que es malo para mí y tengo que huir porque me va a atacar.  Esa rápida conclusión me puede salvar la vida.  No obstante, este tipo de pensamiento para sobrevivir no sirve para lograr grandes metas como la de dominar un idioma. Por eso, cada vez que te observes pensando en negativo “cambia el chip”, y piensa en positivo. Verás que si haces el esfuerzo, siempre es posible darle la vuelta a la tortilla; por ejemplo, “me han faltado solo dos puntos para aprobar. Esto no podrá conmigo. A la siguiente apruebo seguro.”
  10. Quítale hierro al asunto. Es verdad que se necesitan los exámenes oficiales para acreditar el nivel de inglés para realizar ciertos cursos y trabajar. Pero también es verdad que si alguien dice que tiene un nivel semi-nativo (sin haber hecho ningún examen oficial en su vida) y lo demuestra hablando, significa que es posible conseguir un determinado nivel de inglés sin necesariamente examinarse. Insisto-el examen no es más que un sistema para clasificar más fácilmente a la gente en grupos y se puede conseguir aprobar perfectamente, aprendiendo  correctamente un método para aprobar el examen. Uno de esos métodos es hacer exámenes de prueba (mock examinations) y no presentarse al examen hasta no conseguir acertar al menos 8 de cada 10 preguntas (es decir un 80%). Si logras esto antes de examinarte, no habrá que te quite el aprobado.

¡Venga! Ponte desde ahora mismo a hacer exámenes de prueba.

Mónica

Follow me on:

 

7 comentarios

  1. Hola, un par de cosas:

    – En el punto 2 cuando dices “…..aprender solo como un papayo”, entiendo que es como un papagayo. Papayo es un Árbol de la familia de las caricáceas, propio de los países cálidos, con tronco fibroso y de poca consistencia, coronado por grandes hojas palmeadas, y que tiene un látex abundante y corrosivo que mezclado con agua sirve para ablandar las carnes.

    – Por complementar este post y si a alguien le sirve de ayuda os dejo por aquí mis experiencias estudiando inglés para que se vea que ¡¡Sí se puede!!
    Yo empecé a estudiar inglés como adulto a los 39 años, antes de eso había estudiado inglés en los dos últimos años de la EGB y los cinco de FP, o sea que el inglés desapareció de mi vida a los 19 años y hasta veinte años después no volví a retomarlo. En esas dos décadas no lo utilicé para nada por lo que cuando con 39 años entré en una academia privada era como empezar de nuevo.
    El primer año amén de lo que daba en la academia, en casa sólo estudiaba vocabulario. Llegué a tener una hoja Excel con 2.300 palabras tanto en Inglés como en Español, puestas ahí una a una por mí. Palabras útiles, nada de poner todas las palabras que veía, para eso ya está el diccionario. No tenía ni idea como se pronunciaban pero yo las pronunciaba como buenamente creía que era. Así es como aprendí vocabulario. Luego ya más adelante aprendí a pronunciar esas palabras que yo ya sabía escribir y su significado.
    Tardé 5 años en pasar de un nivel A1 a un C1. Los 3 primeros años iba 3 horas a la semana a la academia y quizás le dedicaba unas 5 horas en casa a estudiar, ya que estaba trabajando y no tenía mucho tiempo. Y los 2 últimos años, que ya no tenía trabajo, le dedicaba entre academia y casa 40 horas a la semana a estudiar inglés, me lo tomé como un trabajo. Una cosa que no he dicho es que yo no tengo el Graduado Escolar precisamente porque no aprobé el Inglés con 14 años. Y 30 años más tarde, ya con 44, me saqué el Advanced (C1) de Cambridge, eso es para que veáis que ¡¡Sí se puede!!. De cómo pasé del B2 al C1 en un año, ya lo dejé escrito por aquí….

    https://honeyonetwone.wordpress.com/2016/05/14/learning-english-strap-on/

    – En el punto 2 cuando dices “…..aprender solo como un papayo”, entiendo que es como un papagayo. Papayo es un Árbol de la familia de las caricáceas, propio de los países cálidos, con tronco fibroso y de poca consistencia, coronado por grandes hojas palmeadas, y que tiene un látex abundante y corrosivo que mezclado con agua sirve para ablandar las carnes.

  2. Aprender a hablar inglés fluidamente requiere tiempo, esfuerzo y mucha disciplina. Opino que la verdadera razón por la que muchos sufrimos para tener un progreso importante en el idioma es porque en verdad no se le pone el interés suficiente y pensamos que con sólo meterse en blog o leer un libro de gramática o de vocabulario, ya vamos a truinfar. No, hace falta mucho más y coincido con lo que dices en la entrada.

    Yo por lo general me ponía de mal humor cuando no entendía ni un bledo lo que decían en las películas o los telediarios de la BBC o CNN en inglés. Al día de hoy, aún sigo sin entender del todo, pero si me he dado cuenta que al verlos y escucharlos seguido, el oído se hace más sensible y cada vez hay más expresiones que entiendes.

    Así que lo único que falta para poder sobresalir en el idioma es ponerle ganas y seguir tus consejos.

Haz un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *