SUSCRÍBETE
» Inicio » La clave está en la repetición

La clave está en la repetición

Me imagino que si alguien me dijera una frase en japonés -idioma que no hablo- lo único que escucharía sería un sonido totalmente ininteligible. No obstante, si me dijeran la palabra “sushi”, sí la entendería.

¿Por qué? Simplemente porque la he escuchado y leído muchas veces en los restaurantes japoneses. Para mi (y cualquiera que viva donde hay restaurantes de sushi) es fácil saber que “sushi” es un tipo de comida japonesa.

Hace unos días pregunté a varios alumnos de distintas clases qué significaba la palabra “feedback”. Tres me dieron la definición de “flashback”, ninguno la de “feedback”. Pensé que era algo extraño hasta que un día escuchando la radio me di cuenta que en una emisora en Madrid decían la palabra “flashback” muy frecuentemente para referirse a volver a un tiempo pasado con la música y los eventos históricos más importantes.

En estos dos ejemplos podemos ver la importancia de la repetición en el aprendizaje de un idioma.

Cuando aprendemos de pequeños un idioma no somos conscientes de cuantas veces repetimos palabras y frases porque ello forma parte del proceso natural de aprendizaje. Pero , lo cierto es que para aprender no hacemos otra cosa que repetir.

De mayores no nos gusta repetir

Al contrario de lo que le ocurre a un niño, el adulto se aburre rápidamente de repetir. Le parece una auténtica perdida de tiempo estar todo el día diciendo en voz alta o pensando en palabras que no significan nada. No obstante, no le ocurre lo mismo si esa palabra extranjera la escucha por los medios de comunicación. En ese caso se convierte rápidamente en parte de su vocabulario. Ejemplos hay muchos: internet, e-mail, corner, fútbol, factory, party, etc.

Se trata de palabras sueltas, pronunciadas en un contexto determinado; por lo que puede relacionar imagen y significado y por tanto, no le parecen extrañas. Las hace suyas sin ponerles pegas.

Sin embargo, si alguien nos dice que debemos repetir en inglés frases que no hemos escuchado nunca, nos resulta una auténtica pesadilla. Ésas palabras enlazadas una tras otra, no significan nada. Además, nos parece que hacemos el rídiculo poniendo la boca de extrañas maneras para intentar reproducir raros sonidos.

Existe una excepción: las canciones en inglés que gustan mucho. Nos aprendemos los sonidos sin saber qué significan por el puro placer de reproducir la melodía.

¿Qué hay que hacer?

Para que puedas ir aprendiendo inglés a buen ritmo deberás empezar por romper esa barrera imaginaria de “no me gusta repetir”.

Cuando aprendemos un nuevo idioma debemos grabar el sonido y los símbolos que lo representan en algún lugar de nuestra cabeza. Igual que si fuera una placa de metal en la que deseamos hacer una inscripción; la repetición es el cincel con que grabamos las palabras.

Tómatelo como un desafío, aprende un mínimo de tres palabras nuevas cada día. Las escribes, buscas el significado en el diccionario, pones la pronunciación aproximada al lado de la palabra, te inventas frases utilizando esa palabra. El diccionario debe convertirse en tu gran aliado y las películas en inglés con subtítulos (en inglés) la puerta abierta hacia todos los sonidos nuevos que deberás asimilar. Recuerda que debes recordar cómo se escribe y cómo suena la palabra (son, en realidad, dos idiomas, el hablado y el escrito) . Si estás actualmente asistiendo a un curso de inglés, repasa todas las palabras nuevas antes de ir a la clase siguiente; avanzarás mucho más rápido. En definitiva, echa mano de tu imaginación y empieza ahora mismo.

Mónica

Sígueme en Twitter
Pon me gusta en Facebook 

Artículos Relacionados

Haz un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *