SUSCRÍBETE
» Inicio » 50 cosas que he aprendido enseñando inglés

50 cosas que he aprendido enseñando inglés

Todos los días pienso en mejorar, en cómo se puede dar más, en cómo se puede enriquecer la vida de los demás y, al tiempo la tuya. Ya son muchos años haciendo esto y creo que merece la pena compartir algunas de estas enseñanzas porque puede que alguno de vosotros os vengan bien.

  1. Un bebé deja de captar los sonidos de todos los idiomas después de los 6-8 meses. Al año, se produce un cambio drástico en el cerebro del bebé, que empieza a procesar solo los sonidos de su idioma materno.  Por eso, es importante exponer a los niños al inglés desde temprana edad. No pueden hablar, pero pueden distinguir sonidos.
  2. A partir de la pubertad se vuelve mucho más difícil aprender inglés. Pero eso no quiere decir que no puedas aprender de adulto. En realidad es una cuestión más de actitud que de talento.
  3. Cuando alguien, después de un fracaso con el inglés, me pregunta qué debe hacer, siempre digo lo mismo: el 99% del éxito está en tu cabeza. Si crees que puedes, podrás (hoy, mañana, dentro de un año), si no lo crees, volverás a fracasar. Las circunstancias que te rodean tienen, en general, poco que ver con el éxito y el fracaso. Cada uno vive la vida que quiere vivir.
  4. Hay gente que puede aprender un idioma casi con los ojos cerrados, pero debe ser el 000,1%  de la población. Para el resto del mundo, requiere trabajo, esfuerzo y, sobre todo,constancia.
  5. Por la razón anterior, NO creo en los métodos milagros (aprender inglés durante el sueño, por hipnosis, en 7 días). Estos métodos, normalmente, están basados siempre en: a) nuestro humano deseo de acortar metas cueste lo que cueste y  b) el marketing. Es el marketing el que hace milagros para sacarte el dinero y hacerte perder el tiempo, no es el método para hacerte aprender inglés. No son muy diferentes a los métodos milagros para hacer crecer el pelo o perder peso.
  6. Dicho lo anterior, si algún día viene un amigo, o conocido, que sé que no miente y me dice “con este método he aprendido bien inglés en 3 meses”, me lo creeré y lo probaré. Sería fantástico aunque probablemente perdería mi trabajo.
  7. Lo que el mercado laboral realmente requiere es soltura al hablar y capacidad de entender. Eso es, al menos, un nivel C1. Por ello, no te conformes.
  8. Hablamos de inglés pero es lo que toca en esta página ¿pero no son todas las metas importantes de tu vida también trabajosas y difíciles de conseguir? No pain, no gain.
  9. Todo en la vida tiene un precio, el inglés también. Y no es bajo.
  10. Es bueno obtener una titulación para acreditar el nivel de inglés, pero no hay que obsesionarse. He conocido gente con un C1 que no habla muy bien inglés. Lo que más vale es, en estos casos, saber pasar una entrevista de trabajo.
  11. La gran mayoría de los estudiantes que fracasa con el inglés, no fracasa por no poder aprender, si no porque no tienen paciencia, o les falta motivación.
  12. La motivación hace milagros en el aprendizaje del idioma. Si no la hay, es imposible hacer nada, sí la hay, ayuda a superar todos los obstáculos.
  13. Todo el mundo “vende algo” aunque no te lo creas. Si no vendes un producto, vendes tus servicios. Por eso, en lugar de pensar que el acto de vender es algo desagradable que se debe ignorar, hay que pensar “cómo y qué quieres vender”. Por ejemplo, una forma de transmitir las ideas, una forma de ser, una forma de expresarte. En todas estas formas de comunicar, saber inglés es una gran ventaja ya que siempre realza cualquier habilidad, igual que la salsa a un pollo. Siempre es más rico con salsa.
  14. Nunca entendí por qué los libros de texto no tienen párrafos más separados, listas de puntos importantes y explicaciones más concisas y claras.  Al fin y al cabo, lo importante es que el alumno entienda el mensaje, no que del libro de texto parezca un erudito.
  15. Lo más importante es siempre el alumno.
  16. Durante muchos años estuve intentado adelgazar y estar más en forma. Nunca lo conseguí. Hasta que finalmente un día enfermé y un médico me puso a dieta (no para adelgazar sino para no enfermar) y me obligué a ir al gimnasio; ahora estoy más en forma que nunca, tanto que me siento como de 30 años. A veces, hace falta que te den un palo para que tu voluntad no flaqueé. Piensa en esta moraleja cuando te suspendan un examen importante, o no consigas un trabajo, o promoción, por no saber inglés. El fracaso, bien gestionado, da alas a tus sueños.
  17. No puedes aprender sin repasar. La memoria es muy frágil, yo diría que recordamos tan solo un 1% de lo que leemos. Por eso, los estudiantes de inglés deben repasar y repetir en voz alta todo lo que aprenden.
  18. El error más grave que se puede cometer en el aprendizaje del inglés es enseñar con libros sin audio. NO se debe empezar a leer si no sabes aún pronunciar. Si lo haces, tardarás años en corregir tu pronunciación y tu listening y tu speaking serán nefastos. Siempre empieza a aprender inglés escuchando y repitiendo en voz alta.
  19. Solo aprenden inglés bien los que lo incorporan en su vida diaria, es decir, hacen algo de inglés todos los días, de manera semejante a como lo harían en español.
  20. El inglés no es un hobby, es una ocupación a tiempo completo.
  21. El inglés (y todos los idiomas) viene en un paquete con la cultura de un país. No se puede aprender inglés bien, si no se ama la cultura que hay detrás. Si te gusta la cultura anglosajona tienes mucho ganado. Y, si no te gusta, haz como si te gustara. Ganarás mucho.
  22. Al final, todo se puede resumir en horas de exposición a un idioma (sobre todo, al listening y al speaking), cuantas más horas de exposición más dominio. Por eso, cuánta más horas le dediques al listening y al speaking, mejor.
  23.  40 años, 5o años, 60 años, 70 años no son nada. ¿Por qué iban a serlo si nuestra expectativa de vida es cumplir más de 100? Si estás sano y tienes tiempo, siempre puedes aprender. Es muy bueno para el cerebro y para sentirse feliz.
  24. Es crucial para conseguir resultados el ponerse metas cortas: aprender 10 palabras a la semana, una estructura, hablar cinco minutos por teléfono en inglés.  Y, luego, cuando las consigues premiarte. Te aseguro que para un adulto hablar inglés perfectamente en tres meses es una meta irreal y perjudicial para tu cabeza, aunque algunos la vendan como lo contrario.
  25. Dado que las metas cortas son las importantes, es bueno incluir el inglés en nuestras tareas diarias. Por ejemplo; riego las plantas y me estudio un verbo irregular.  😉
  26. Me cuesta creer que tengo “odiadores” (haters), pero es así (lo digo por los correos que recibo de vez en cuando). Si te los tomas con filosofía, pueden ser un gran estímulo para el aprendizaje: templan tu paciencia, te dicen cómo no hay que ser, te dan una señal de que probablemente estás haciendo lo correcto.
  27. Siempre, siempre eres un estudiante. El día en que piensas que lo sabes todo, empiezas a fracasar.
  28. Todos copiamos, pero hay muchas formas de copiar. Yo detesto esa forma de copiar que tienen ciertas personas que no se molestan ni tan siquiera en cambiar el título ya que siempre tiene su origen en la vaguería. La vaguería no es buena para nadie. En inglés hay que copiar todo lo que los nativos dicen. Pero si copias algún escrito, sobre todo copia la estructura, no palabra por palabra.
  29. Con la edad, cada día juzgo menos a la gente. Miro hacia atrás y pienso: “Yo también he pasado por eso y lo entiendo“.  Si a ti te cuesta hacer algo (como aprender inglés) ¿por qué los criticas?
  30. Pensar que el del lado está, o es, mucho mejor que tú, es un gran mal que acarrea nefastas consecuencias porque te desmotiva. La gente que habla mejor que tú inglés con toda probabilidad 1) ha empezado antes que tú en el empeño o 2) se ha gastado mucho más dinero que tú en la tarea (internados, viajes a Inglaterra o Estados Unidos) o 3) Se ha esforzado mucho más que tú.  En definitiva, no ha sido por arte de magia. Otra cosa es que no hayas tenido la suerte de tener unos padres con suficiente dinero para enviarte a estudiar fuera.
  31. Nunca puedes pensar que eres un fracasado si todavía no te has muerto. La vida da muchas oportunidades, solo que no las vemos. Por eso, fíjate cuando te dé una oportunidad: normalmente viene vestida de fracaso o de cambio.
  32. En todos los sitios que he vivido he sido una inmigrante. Eso ha sido una de mis grandes ventajas. Nunca tuve nada ganado, me lo tuve que ganar yo a pulso. ¿Cuál es tú gran ventaja para aprender inglés?
  33. Muchas veces las personas que están muy “enamoradas” de su cultura y sus tradiciones, les cuesta más aprender inglés porque interponen – a veces sin darse cuenta- una barrera cultural que les impide retener información sobre otras culturas, y por consiguiente, otros idiomas.
  34. Cada idioma que aprendas te dará una nueva vida. Yo tengo, al menos, tres vidas: una española, otra americana y otra holandesa.
  35. Si te avergüenzas de hablar inglés ¿por qué no te avergüenzas de no hablarlo también?  Si esta última vergüenza es más fuerte, vencerá a  tu vergüenza de hablar.
  36. El miedo a hablar inglés es similar al miedo a caerse de la bicicleta cuando todavía no sabes montar en bicicleta. Una vez que coges practica y te logras equilibrar sin caerte, el miedo desaparece.
  37. El peor tipo de engaño es el autoengaño porque es el que te impide aprender nada. Mucha gente culpa al profesor, el método, la academia, y jamás piensan que quizás sean ellos lo que hacen el esfuerzo de aprender.
  38. Nosotros no queremos tener a los alumnos más listos; queremos en cambio a los más comprometidos. Un alumno listo, pero no comprometido, siempre fracasa.
  39. Deja de hablar de que te arrepientes de no haber hecho esto, o lo otro, cuando tenías tantos años. Simplemente, ¡hazlo!
  40. La que siempre gana es la abundancia: abundancia de ejercicios, abundancia de caídas y vueltas a levantarte, abundancia de pruebas, abundancia de intentos.
  41. Nunca he sido la mejor en nada, ni siquiera en inglés. La única diferencia que yo veo es que lo intento mucho más veces que la media. Si tú lo intentas mucho más que la media, probablemente serás mucho mejor la media.
  42. Soy bastante patosa, muchas cosas no se me dan bien, por eso, nunca me he creído mejor que nadie.  Por esta misma razón, nunca dejo de aprender.
  43.  Sueño con un mundo con menos barreras, el aprender un idioma ayuda a romper esas barreras.
  44. Estoy siempre muy agradecida a mis alumnos, son ellos los que más me enseñan.
  45. Me gusta mucho la gente joven, sobre todo, por su entusiasmo. Cuando dejas de tener entusiasmo eres viejo.
  46. Enseñar es la mejor manera de aprender sin lugar a duda.
  47. Es bueno saber muchas cosas, pero sobre todo es bueno, saber de dos cosas mucho. Así si te falla una, siempre puedes recurrir a la otra.
  48. Mi concepto de “ser rico” es poder hacer lo que tú quieres.
  49. Siempre estoy a la búsqueda de mentores. Es importante tenerlos, igual que para un velero es importante tener velas. Si no las tienes, no puedes navegar, ni dirigir tu rumbo.
  50. Una de las grandes ventajas de internet es que te permite encontrar mentores virtuales por todos los sitios.
  51. Comprendo cuando la gente se ríe de los libros sobre automotivación, sobre todo, si están escritos por quienes no saben lo que escriben y nunca han experimentado el fracaso. Si es al contrario, entonces siento respeto por la gente que te motiva.
  52. A mí, sobre todo me motiva la gente que ha fracasado y se ha vuelto a levantar. Los que parece que van “atando” éxito con éxito, no me dicen nada. No son de mi especie.
  53. Ver todo negativo y regocijarse en ello nunca ha ayudado a nadie a lograr nada, por eso, huyo de las personas negativas.
  54. Los que te ponen el dedo y la llaga y solo te critican, no suelen saber nada de tu vida, de cómo y el por qué de tus errores. Por eso, no hay que prestarles oídos.
  55. Se aprende mejor con mensajes positivos que con castigos. Ahora bien, hay que saber discriminar entre el adulador del que realmente te quiere ayudar. Si el que te quiere ayudar, te dice verdades como puños que te duelen, es mucho mejor que el que te dice palabras bonitas solo para adularte. Del primero, aprendes a pasos agigantados, del segundo no aprendes nada.

Mónica
Sígueme en Twitter
Pon me gusta en Facebook

Haz un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *